El año en que Eber Sanhueza logró consolidarse en el remo

Tras participar en un sudamericano y un mundial, más una gira por España y Francia, el deportista puertomontino ya prepara su agenda para el 2017.

Cuentas alegres son las que saca el remero del club puertomontino Estrella Blanca y seleccionado nacional Eber Sanhueza, tras sus actuaciones durante el 2016.Fueron dos las participaciones internacionales que tuvo el deportista, un sudamericano y un mundial, más una gira por España y Francia.
En la cita sudamericana que se llevó a cabo en Curauma, Sanhueza conquistó dos medallas de oro: una en el doble par juvenil, junto a su compañero Daniel Po y la otra presea, la obtuvo compitiendo en el cuádruple de la misma categoría.
Posterior a dicha competencia, vendría la preparación para el Mundial que se disputó en Rotterdam, Holanda, y previo al viaje a los países bajos, el Centro de Alto Rendimiento Olímpico de Remo, ubicado en Curauma, fue víctima de un incendio la madrugada del 2 de julio, donde Eber Sanhueza estaba concentrado.De ese episodio, el remero recuerda que “estábamos durmiendo y el cuidador empezó a gritar que había fuego y ya estaba todo el living y el comedor incendiado; yo desperté a mi compañero y salimos por la ventana. Al salir apartamos los botes, lo tiramos al agua y sacamos los remos”, detalló Sanhueza.La preparación para el Mundial de Rotterdam, Eber Sanhueza la hizo en su especialidad: single ligero. Sin embargo, a poco más de dos semanas antes del inicio de la competencia, un remero sub-23 se lesionó y optaron por subir a Sanhueza a un bote de cuatro en categoría sub-23, siendo que el deportista había hecho su preparación en single juvenil.Tras competir en un bote y especialidad desconocida, con una técnica y ritmo distinto a la del single ligero, Eber Sanhueza y compañía terminaron décimos en la prueba.
A pesar de aquello, para el remero de Estrella Blanca, el mundial fue lo mejor del año, “porque ahí vas a competir con los mejores del mundo y te das cuenta de cuál es tu realidad y la de Chile, en comparación con el resto de los países”, precisó.Como parte de su entrenamiento, Eber Sanhueza viajó a España y Francia, donde además de practicar su especialidad, pudieron sumar algunas competencias.
Fueron alrededor de 15 días de arduo entrenamiento, donde el remero valoró este tipo de roce, debido a que “acá nosotros estamos aislados del nivel mundial, por así decirlo, y ahí uno va a ver su realidad, cómo andas y cómo es realmente tu rendimiento en relación a los otros países”, detalló el deportista.Tras esas dos semanas conociendo otras realidades, el remero llegó a la conclusión de que el nivel de Estrella Blanca no está tan lejos de lo visto en Europa, donde la única gran diferencia es que los remeros del viejo continente tienen más roce internacional y más competencias, debido a la geografía que los favorece.
En los próximos días, el remero partirá a Curauma, donde se realizarán los controles previos a la concentración que tendrá durante el verano en Valdivia, donde se preparará para competir en el sudamericano de la disciplina, que se realizará en Brasil en marzo próximo.Además, Sanhueza también espera sacar pasajes a la cita mundial, que en 2017 tendrá como sede Bulgaria.En la suma y la resta, Eber Sanhueza aseguró que “este año entregué lo mejor de mí, pero quizás faltó especializarme más en el remo largo, porque eso igual fue una condicionante para mis compañeros en el mundial, porque a esas situaciones, a los cambios drásticos, es que un deportista debe estar atento”, recalcó el seleccionado nacional.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *